Había una vez un niño, una niña y una madre. El niño se llamaba Felex, la niña Margared y la madre Bruna. Los tres vivían en la selva.
Allí había unos terroristas que se querían adueñar de todo el territorio para ellos solos, y descubrieron que vivían unos niños con su madre y los querían matar de una manera u otra.
Los niños un día vieron a los terroristas, mientras encontraban comida y le dijeron a la madre: "Mamá, mamá hemos visto unos hombres malos." Al cabo de unos minutos llamaron a la puerta. Eran los terroristas, que venían a secuestrar a la madre y matarla. Abrieron la puerta de una patada, mientras los niños estaban escondidos detrás de un árbol del jardín. Los terroristas cogieron a la madre por los pelos y se la llevaron al lado del río, a una cueva y allí la mataron.
Felex, pasados unos días, ya sabía que estaba muerta porque hacía mucho que no venía a casa.
Ahora deberían de espabilarse a encontrar comida solos. Iban a pescar peces. Como Margared tenía 5 años Felex tenía que cuidar de ella.
Felex le dijo a Margared que su madre se había convertido en un pájaro y que cada vez que vieran un pájaro sería la madre y le dirían ADIÓS.
Fueron a bañarse y vino un pájaro a coger un pez pequeño y le dijeron: “!Hola... ¿Cómo te llamas?” Y se fue volando. Margared se puso a llorar porque no le contestó, y Felex le dijo: “Quizás no te ha oído, no pasa nada”. Y dejó de llorar. Al cabo de unos días aquel pájaro tan pequeño ya estaba muy grande, Margared le dijo: “Mira Felex es el pájaro que no me contestó”, y Felex le dijo: “Es verdad”. A  Margared se le puso el pájaro en el dedo y se lo llevaron a una cueva. Jujaban con él y le daban de comer. Iban a buscar cocos para el pájaro y para ellos y lo hacían a trocitos pequeños para que se lo comiera mejor.

Gina Llorens - Mª Eugènia Serramontany - 5è. A Primària - CEIP Les Alzines - Girona