Érase una vez un país llamado FANPAÍS.
Lo gobernaba una reina llamada Carti. Su majestad la reina tenía una hija que se llamaba Kika. Kika era  muy guapa y tenia una mascota que se llamaba Conu, que por cierto era un conejo mágico.
Esta familia vivía en una gran mansión en el centro de FANPAÍS.
Al día siguiente empezaba el colegio y entró un chico nuevo que se llamaba Globi.
Globi era el compañero de mesa de Kika y se hicieron muy  amigos. La profesora dijo: "Ahora tenéis que ir al laboratorio, tenéis clase de química con la bruja Esteli".
Todos fueron hacia el laboratorio y  allí les esperaba Esteli.
Esteli dijo: "Os voy a enseñar a hacer una poción capaz de transformar los objetos".
Una vez finalizada la poción dijo: “Os voy a echar a cada uno unas gotitas en estos frasquitos y así lo probaréis en casa. Esteli cuando llegó a Globi se tropezó y... “PAM!“ y la poción cayó encima de Globi.
Globi se convertió en un gusano.
Esteli no sabía ni qué hacer, se puso muy nerviosa, formuló  hechizos y Globi se convertía en mosca,  rana...
Kika al ver tal desastre corrió hacia su casa, cogió a Conu y a Triqui, la mascota de Globi, las llevó al laboratorio, allí las dos mascotas al juntar sus manos crearon una gran magia que hizo volver a Globi a su estado normal y ya todos se pusieron muy contentos.

Anna Ferrón  - Cristina Herrero - 4t. A Primària - CEIP Les Alzines - Girona