Georgia O'Keeffe
(1887-1986)


            Biografía:

Es una pintora figurativa estadounidense notable por la pureza y claridad compositivas de sus naturalezas muertas.
 Nació en el 15 de noviembre de 1887, en Winsconsin, y desde muy pequeña se le descubrió su habilidad en la pintura.
 Se graduó de la secundaria en 1905 , decidida a dedicarse al arte.
Entró inmediatamente al Art Institute of Chicago y estuvo un año donde desarrolló sus capacidades al máximo.
Luego, se matriculó en el Art Student League de Nueva York donde aprendió con gran destreza y rapidez los principios del realismo imitativo. Luego, en 1908 ganó el League's William Merritt Chase still-life prize (premio de naturaleza muerta) con un óleo.
 Se dedicó a la enseñanza artística en Texas desde 1913 a 1918.
En 1916 el fotógrafo y galerista estadounidense Alfred Stieglitz (con quien se casó en 1924) se mostró interesado en sus dibujos abstractos, exponiéndolos en la 291, su galería de Nueva York.
Un año después, se hizo una exposición individual de O´Keefe.
Es famosa por sus pinturas sobre escenas y flores del desierto, en las que las simples flores u objetos como calaveras de vaca se presentan en primeros planos.
O´Keeffe trata los temas de forma figurativa, la severidad de líneas, el colorido claro y transparente y los audaces esquemas competitivos producen diseños abstractos.
Gran número de sus obras poseen un efecto abstracto, dentro de la temática floral como en Iris negro (1926, Metropolitan Museum of Art, Nueva York), en donde los detalles de la flor se han agrandado hasta el punto de que ésta resulta irreconocible y sorprendente. En la década de 1960, inspirándose en temas de vuelos aéreos, O´Keeffe introdujo en sus pinturas motivos del cielo y de las nubes tal como se ven desde el aire. Una de sus obras de mayores proporciones, con sus 7,3 m de largo, es el mural Cielo sobre nubes (1965, Colección de la artista).
La pareja se estableció por completo en Nueva York hasta que en 1929 fueron por primera vez a Nuevo México, donde Georgia encontró un lugar mágico de inspiración. A partir de ese momento, regresó muchos veranos a este lugar.
 Stieglitz dedicó el resto de su vida a promocionar la obra de Georgia O'Keefe
De la producción artística de O'Keefe podemos decir que ya en los años veinte pintaba gigantescas flores como si fueran vistas en close-up o primer plano, las cuales constituyen su trabajo más reconocido y a las que les debe su posición como una de las artistas más importantes y exitosas de Estados Unidos.

En 1946, su compañero y más ferviente seguidor murió. Tres años después, Georgia se instaló definitivamente en su amado Nuevo México, donde continuó pintando hasta finales de los años setenta, cuando perdió la vista, esto no fue un impedimento para esta mujer de temple inquebrantable y empezó a trabajar tridimencionalmente en arcilla, hasta que su salud empezó a fallar gravemente en 1984.
Murió el 6 de marzo de 1986, a los noventa y nueve años.
 A lo largo de su trayectoria Georgia pintó 268 obras.


 
Georgia O'keeffe ha obtenido la fama como pintora de la sexualidad femenina. Invitando al espectador a mirar las texturas interiores y suaves de los pétalos; y las formas queden entre
boca y vagina, lengua y clítoris, labios de la boca y labios de la vulva;
esta lectura es consistente  con la imagen de la flor, que es el órgano reproductor de la flor: es un símbolo de lo femenino.
 
 
 
El Museo de Georgia O'keeffe ha organizado diversas exhibiciones de O'Keeffe trabajando en el orden  para iluminar el significado que para ella era importante a la contribución para el arte americano. A veces presenta exhibiciones,  such as Georgia O'Keeffe and the Calla Lily in American Art, 1860-1940, which has been organized in celebration of the Museum's 5th Anniversary, whose purpose is to define O'Keeffe's place within the history of American art by presenting her work alongside that of other American artists.

Purple Petunias, 1925